El gobierno venezolano ha publicado un nuevo decreto en su Boletín Oficial que legaliza la minería de criptomonedas, pero con una condición: los mineros de criptomonedas tienen que utilizar un pool minero nacional.

El nuevo decreto fue autorizado por Joselit Ramirez, jefa de la Superintendencia Nacional de Criptoactivos y Actividades Relacionadas de Venezuela (SUNACRIP). Establece que cualquier entidad que desee minar criptoactivos en el país debe registrarse con el gobierno y solicitar una licencia.

Los solicitantes deberán entregar información a las autoridades sobre la naturaleza de sus actividades de criptominería y mantener registros relacionados con la minería durante una década. Los fabricantes de equipos de minería de criptomonedas y los centros de datos podrán solicitar una licencia especial.

Quienes importen o fabriquen equipos de minería deberán ser supervisados ​​por las autoridades, según el informe, y todas las actividades de criptominería deberán realizarse a través del Pool Nacional de Minería Digital oficial. Aquellos que operen fuera de él se enfrentarán a sanciones.

Centralizar la minería en el país a través de un único fondo nacional permitirá al gobierno controlar los ingresos obtenidos de los mineros y los pagos enviados a los contribuyentes. El gobierno venezolano podría, como tal, congelar o retrasar los pagos de los mineros, o gravar las ganancias mineras antes de enviarlas a los mineros.