El director ejecutivo de Coinbase, Brian Armstrong, condenó el sábado el relato de Sam Bankman-Fried sobre cómo FTX se encontró con un agujero de 8.000 millones de dólares.

Armstrong dijo que no hay forma de que miles de millones de dólares se le hayan escapado al fundador y ex director ejecutivo de FTX, quien se graduó en el Instituto de Tecnología de Massachusetts con un título en física.

«No me importa lo desordenada que sea su contabilidad… definitivamente se va a notar si se encuentran 8.000 millones de dólares extra para gastar», declaró en Twitter. «Incluso la persona más crédula no debería creer la afirmación de Sam de que esto fue un error de contabilidad».

El CEO de Coinbase continuó declarando cómo creía que se había creado el desajuste en el balance de FTX. «Es dinero robado de los clientes utilizado en su fondo de cobertura, simple y llanamente», escribió Armstrong.

Tras el colapso de FTX, se ha alegado que 10.000 millones de dólares de fondos de clientes habían sido transferidos en secreto a Alameda Research, un fondo de cobertura cofundado por Bankman-Fried, según un informe de Reuters.

Pero Bankman-Fried, también conocido como «SBF», ha afirmado que no «mezcló a sabiendas los fondos» entre FTX y Alameda. En una reciente entrevista con Bloomberg, atribuyó el agujero de 8.000 millones de dólares a una contabilidad deficiente.

Explicó que los fondos de los usuarios de FTX que depositaban dinero en sus cuentas se enviaban a Alameda porque algunos bancos estaban más dispuestos a trabajar con un fondo de cobertura que con una criptobolsa. Esto llevó a que algunos activos se contabilizaran dos veces al acreditar las cuentas de los usuarios, afirma.

Desde entonces, FTX ha sido descrita como una empresa con controles corporativos defectuosos por John Jay Ray III, que supervisa la quiebra de la bolsa como su nuevo CEO. El prominente abogado, quizás más conocido por su gestión del colapso de Enron, describió la situación de FTX como «sin precedentes», y los documentos judiciales han revelado que la bolsa no tenía un departamento de contabilidad.

Coinbase ha aprovechado el colapso de FTX para mostrarse como un nombre de confianza en el ámbito de las criptomonedas, ya que el colapso del imperio de SBF arroja una sombra sobre todo el sector y su posible futuro.

Menos de una semana después de que FTX se declarara en bancarrota, Coinbase sacó un anuncio a toda página en el Wall Street Journal, titulado «Confía en nosotros». En él se decía que millones de personas habían depositado recientemente su confianza y su dinero en otros que no lo merecían.