La bolsa de criptomonedas se une a un grupo comercial y a otros grupos para argumentar que el caso de la SEC amenaza a la industria en general.

La bolsa de criptomonedas Coinbase ha solicitado a un tribunal federal permiso para presentar un escrito de amigo del tribunal (amicus) en el juicio en curso entre la Comisión de Valores de Estados Unidos (SEC) y Ripple Labs.

Coinbase se une a la Asociación Blockchain, un grupo de presión de la industria, SpendTheBits, una aplicación de cripto pagos que utiliza XRP y John Deaton, un abogado, con la esperanza de apuntalar el caso de Ripple contra la SEC, que demandó a Ripple a finales de 2020 por las acusaciones de que vendió XRP como un valor no registrado.

«Dada la ausencia de normas de la SEC para el sector de las criptomonedas, la cuestión es si la SEC ha dado una notificación justa antes de iniciar una acción de ejecución contra las ventas de uno de los miles de activos digitales únicos, lo que hace que sea particularmente inadecuada para la adjudicación en el juicio sumario», aclaró Coinbase en la solicitud.

También argumentó que la SEC ha sido inconsistente en su enfoque de aplicación, lo que crea «incertidumbre» para las empresas del sector.
«Además, los actuales requisitos de registro de la SEC para las bolsas de valores nacionales son actualmente inadecuados para la forma en que operan las plataformas de activos digitales».

«Los requisitos actuales de la SEC, sin embargo, solo permiten que los corredores de bolsa sean miembros de las bolsas de valores registradas, lo que significa que los clientes minoristas solo pueden comerciar con activos en las bolsas indirectamente utilizando los servicios de los corredores de bolsa que cobran tarifas de transacción y añaden riesgos de intermediación que podrían evitarse en las plataformas de comercio de activos digitales, de nuevo en beneficio de los clientes.»

«Ripple y otros han sido objeto de un amplio escrutinio de aplicación mientras que otros -con productos o servicios casi idénticos- aparentemente no han sido objeto de ninguno», comenta el informe, aclarando también que el regulador no ha emprendido ninguna regulación que «proporcione la claridad regulatoria» que desean las empresas.

Otro argumento es de que las criptomonedas podrían ser tratadas como valores tradicionales, diciendo que la mayoría de éstas no representan participaciones de propiedad o pagan dividendos de la forma en que las acciones podrían hacerlo.

«Además, los actuales requisitos de registro de la SEC para las bolsas de valores nacionales son actualmente inadecuados para la forma en que operan las plataformas de activos digitales. Los requisitos actuales, sólo permiten que los corredores de bolsa sean miembros de las bolsas de valores registradas, lo que significa que los clientes minoristas sólo pueden comerciar con activos en las bolsas de forma indirecta utilizando los servicios de los corredores de bolsa que cobran tasas de transacción y añaden riesgos de intermediación que podrían evitarse en las plataformas de comercio de activos digitales, de nuevo en beneficio de los clientes.»

Quedará esperar la respuesta por parte de la SEC y el tribunal que lleva adelante este caso que es uno de los más interesantes en el mundo de las criptomonedas.