Luego de lo sucedido con Terra, el Banco Central de Korea afirma que pudieron eludir la prohibición vendiendo tokens digitales a los locales mediante sociedades en el extranjero.
El regulador financiero del país, la Comisión de Servicios Financieros, prohibió a las criptoempresas locales realizar ICO -una forma de recaudar fondos mediante la venta de tokens digitales- en 2017. Ahora, el banco central aboga por regular las ICOs en lugar de prohibirlas, diciendo que la prohibición no es efectiva.
Los reguladores de Corea del Sur están tomando medidas contra la industria local de las criptomonedas luego del fraude multimillonario de la plataforma de criptomonedas Terra, fundada por el surcoreano Do Kwon, a principios de este año.
Además de investigar a Terra, los reguladores han señalado a otras plataformas de criptomonedas por presunto incumplimiento de la normativa local. El regulador financiero ha dicho que colaborará en la aceleración de la aprobación de una nueva normativa sobre criptomonedas.
Empresas nacionales como Terra eludieron la prohibición emitiendo nuevos tokens digitales a través de corporaciones establecidas en el extranjero y cotizando esos tokens en las bolsas locales, dijo el banco central en su informe que acompaña a la traducción coreana de la regulación de los Mercados de Criptoactivos (MiCA) de la Unión Europea.
El banco central reconoció el énfasis en la regulación de las stablecoins, que son criptodivisas vinculadas al precio de otro activo como una moneda soberana. El Banco de Corea se refirió a la fallida stablecoin algorítmica vinculada al dólar de Terra como ejemplo de por qué Corea del Sur debería adoptar normas de stablecoin al estilo de MiCA.
En el marco de la MiCA, la Unión Europea tiene previsto establecer marcos de autorización, así como estrictos requisitos de capital y otras normas para los emisores de criptomonedas.
Es un hecho que los gobiernos y bancos centrales están analizando profundamente y cada vez a mayor velocidad, la incorporación de nuevos estatutos legales al sistema económico tradicional para no perder la carrera ante el avance del uso de criptoactivos